"He who works with his hands is a laborer. He who works with his hands and his head is a craftsman. He who works with his hands and his head and his heart is an artist." (Saint. Francis of Assisi).

 

Navidad, tiempo de paz, alegría y nueva esperanza

Llegó la Navidad, tiempo para la paz a ejemplo de la familia de José, María y Jesús. La paz representada con la escena del pesebre se comparte con los que llegan, simbolismo de los pastores y de los reyes magos. La paz se trabaja y se comparte para que los demás la lleven a los suyos, esa debe ser la ocupación en cada hogar cristiano que da cabida a Jesús para que nazca en cada corazón humano, como lo hicieron María y José.

Amigas y amigos, llegó el mes de diciembre 2021, cierre del año de la resiliencia Cervantina que nos sostuvo en la ruta de la vida. Es tiempo de reflexión y toma de nuevas decisiones personales, familiares y comunitarias para hacer una vida mejor, creando espacios donde pueda realizarse el buen trabajo para hacer la ruta feliz junto a los demás, sin los cuales no podemos hacer el camino para construir la experiencia de la realización humana.

Todo es posible cuando ponemos en el corazón, en el centro de la vida a Dios, el Amor verdadero para poder vivir cada día plenamente como lo entendió San Agustín, pues, "la ley del amor es más eficaz que el ruido de la violencia" (Mahamma Ghandi).

Invito a todas y todos a disponerse con el corazón para vivir este tiempo de Navidad, tiempo para la paz y la armonía personal, familiar y comunitaria.

Como es tradición en Colombia, busquemos en este tiempo unir a la familia en torno a Dios; invitemos a Jesús al seno del hogar para que nos bendiga y nos sane de todo lo que nos está causando sufrimiento: las divisiones, el odio y la violencia. Pongamos en escena nuestros más profundos sentimientos humanos para vivir la Navidad junto a quienes están con nosotros, compartiendo alegría sincera, prodigando el perdón para que haya felicidad verdadera en la familia y en quienes se acerquen a compartir el don gratuito de la nueva vida, como lo hizo José, María y Jesús.

Invito a todas las familias a hacer real el nacimiento de Jesús mostrando un auténtico compromiso para construir una nueva vida en el corazón del hogar, redescubriendo en el amor humano en familia el amor sanador de Dios. Y recuerden que “el corazón tiene la edad de aquello que ama”. El Liceo de Cervantes con todo el Equipo de trabajadores(as) de la educación, les desea una Navidad plena de bendiciones, paz y reconciliación para recibir, con gratitud, la nueva oportunidad que nos regala la misericordia de Dios, el año que construiremos signado con el 2022, el “instante” único para ser más y mejores personas.

 

Fraternalmente,

Father Francisco Javier Pinto Bolaños O.S.A.

PRINCIPAL

 

 

 

Liceo Cervantes